Mensa Christi

Según una tradición local, Jesús habría comido con sus discípulos, después de la resurrección de los muertos, en una mesa de piedra en el mismo Nazaret. La Iglesia de la "Mensa Christi", que en 1781 adquirieron los franciscanos y que estaba en ruinas por los musulmanes, conserva en su interior la piedra atribuida a los hechos descritos por Marcos: «Al final apareció ante los once, mientras estaban en la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a quienes lo vieron resucitar» (Mc 16,14).

La iglesia, visitable bajo solicitud, se encuentra al interior del suk árabe. Ésta fue reconstruida por los franciscanos en 1861. Está encima de una pequeña cúpula y en el ábside, en el lugar del altar, se encuentra el banco de roca de forma paralelepípeda, con diversos grafitis dejados como veneración de los peregrinos.