La fuente de la Virgen y la iglesia de San Gabriel

En la calle que sube al norte, hacia Canaán, se cruza "la fuente de la Virgen", muy querida por los nazarenos, que por siglos han visto a las mujeres del pueblo, llevando jarras, recoger el agua, como la tradición decía que María también lo hacía.

Esta monumental fuente recibía el agua que emanaba de un manantial que fluye a 160 metros más al norte, por el lado del monte “Gebel es-Sik”. Hoy, las tres bocas para el agua están cerradas y después de muchos siglos la fuente ha perdido su función de lugar de encuentro para los ciudadanos.

En la antigüedad, la fuente estaba colocada probablemente fuera del centro poblado, mientras que por algunos siglos el manantial fue encerrado, en una capilla subterránea decorada con arcos trilobulados, al interior de la iglesia greco-ortodoxa de "San Gabriel", construida en el noroeste de la fuente. Para los greco-ortodoxos, es la iglesia donde se debe recordar la Anunciación. Por ello es llamada simplemente la “Casa de María” por los fieles.

Recordada hasta el siglo XII, la iglesia es descrita en forma redonda por el abad ruso Daniele: «Salimos entonces de la ciudad y nos dirigimos hacia la parte oriental y encontramos un pozo digno de observar y muy profundo, que tiene agua fresca, y a la cual se llega a través de pequeñas gradas; una iglesia redonda, dedicada al Arcángel Gabriel, cubre este pozo ». La tradición local se basa en el Protoeangelio de Santiago, que dividie el anuncio del ángel en dos secuencias: la primera, cerca del pozo donde la Virgen se acercó a recoger el agua y la segunda, la canónica, al interior de la habitación: «Tomó la jarra, salió a recoger agua. Entonces una voz le dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo, bendita tu entre las mujeres". Ella miraba alrededor, a la derecha y a la izquierda, de donde venía la voz. Toda temblorosa regresó a casa, dejó la jarra y, se sentó en su banco e hilaba. Y entonces un ángel del Señor se presentó frente a ella, diciendo: "No temas, María, porque has encontrado la gracia ante el Padre de todas las cosas, y concebirás por su palabra"» (Proto-evangelio de Santiago, cap. XI, 1-2). La iglesia greco-ortodoxa de "San Gabriel" fue construida en 1767 en las ruinas de una anterior de la edad medieval.