Los grafitis

Se pueden observar muchos grafitis y algunos escritos realizados en carboncillo en los bloques de piedra descubiertos debajo de los mosaicos del pavimento: confirman que el edificio, demolido y reemplazado por la iglesia bizantina, era un lugar venerado. Los fieles y pregrinos que lo visitaron, dejaron dibujos, invocaciones, nombres y oraciones: es evidente que la veneración era de tradición cristiana y especialmente unida al culto mariano.

Los escritos se conservan en forma incompleta y son a menudo de difícil lectura: dan testimonio del uso prevalente del idioma griego y armenio. En el museo arqueológico al lado de la Basílica de la Anunciación se exponen las inscripciones más significativas unidas a la veneración mariana. Una lleva la expresión “bella mujer” en armenio, que se piensa se refiere a María; la otra, escrita en la base de una columna, invoca en griego el “Chaire Maria” (Alégrate María), las palabras del saludo del Ángel Gabriel a la Virgen. Esta inscripción es muy antigua y quizás precede al Concilio de Éfeso, del 431, de la cual se desarrolló el culto de María “Theotókos”, madre de Dios.

Junto con las invocaciones se encuentran también algunos dibujos. El más notorio representa a un hombre en pie que tiene a la derecha una insignia: el P. Bagatti deseaba ver el Bautista vestido de pieles que sostiene la cruz cósmica, mientras que otros estudioso reconocen ahí a un soldado romano con yelmo, coraza, insignia y escudo.