Edad Otomana

Nazaret al final de 1800

Durante el largo imperio turco otomano (1517-1917), la iglesia griega se beneficiaba con mayor soporte y ventajes por parte de los Sultanes respecto a la latina, debido a su ubicación geográfica en el mismo imperio. En Nazaret, por ejemplo, la iglesia de San Gabriel era oficiada por el clérigo griego, como evidencia el Guardián Bonifacio da Ragusa durante su peregrinaje a los lugares santos.

En el 1620, gracias al emir druso de Sidón Fakr-el Din II, el Guardián Tommaso Obicini da Novara tomó posesión de la Gruta de la Anunciación, de las ruinas de la basílica de Nazaret y la de la Transfiguración en el Tabor. Los franciscanos reactivaron así el culto latino. A la llegada de los franciscanos siguió el de los Maronitas y los Melquitas, católicos de rito oriental que forman aún hoy la mayoría de la comunidad cristiana de la ciudad.

La prepotencia otomana contra los cristianos recayó también en los residentes de Nazaret: en el 1624, el pueblo fue saqueado por orden del Emir Tarabei y los franciscanos huyeron junto con los habitantes para no ser capturados. A la muerte del emir Fakr-el Din (1635), defensor de los franciscanos, se intensificaron las persecuciones contra los monjes. En el 1638, los habitantes del pueblo cristiano de Nazaret fueron atacados por los musulmanes de Séforis y, aunque el intento de defensa se hizo posible gracias a las potentes ruinas de la iglesia cruzada, la población fue conquistada, las habitaciones quemadas y los habitantes en fuga. Dentro de fines del mismo siglo, los franciscanos buscaron muchas veces hacer valer sus derechos contra las continuas devastaciones ordenadas por el jefe de Safed, quien hizo incendiar la iglesia y los alteres y asaltar repetidamente el convento en busca de dinero.

Finalmente, en el 1730 fue posible reconstruir encima de la gruta de la Anunciación una pequeña iglesia cuadrada, contigua al nuevo convento franciscano, que fue bendecida por el Padre Guardián Andrea da Montoro, el 15 de octubre del mismo año. A falta de una autoridad gubernamental, la comunidad franciscana, por buena parte del siglo, asumió también la carga de la administración civil y judicial en Nazaret y en otros pueblos alrededor por cuenta del Pachá de Sidón y del gobernante de Acco. En el 1789, Nazaret tuvo su propio Gobernante que residía en un palacio y era honrado como un príncipe.
Durante el 800, el imperio Otomano comenzó a sufrir los impulsos nacionalistas árabes, que llevaron a la política más liberal y reformista del Sultán Abdülmecid I (1839-1861). También Nazaret se benefició de la mayor apertura y estabilidad económica que le permitió un rápido desarrollo. La comunidad estaba formada especialmente por cristianos pertenecientes a diversos ritos (4000 fieles cristianos y 2000 musulmanes).

Con el incremento del número de fieles la capacidad de la pequeña iglesia franciscana se volvió inadecuada, así en el 1877 se decidió agrandar la nave. Esta iglesia fue usada hasta la construcción de la actual.

La Historia de Nazaret
La Nazaret antigua
Edad Bizantina
Edad Cruzada
Los Mamelucos
El último siglo