Barbone Morosini

Peregrinaje de Barbon Moresini al viaje de Jerusalén y otros lugares de Tierra Santa (1514)

El mercante Barbone Morosini llega a Damasco con las galeras venecianas probablemente para asuntos comerciales y desde allí parte a un aventuroso viaje de fe y devoción a Tierra Santa. En julio de 1514 es hospitalizado en el convento de Monte Sion por el Guardián Francesco Suriano y por monjes de la cuerda.
A partir de su descripción de la gruta de Nazaret se tiene la confirmación de que, al inicio del siglo XVI, se veneraban dos columnas, una donde estaba el Ángel y una donde estaba María al momento de la Anunciación y que son dos altares unidos, uno por José y el otro por María.

La gran iglesia está en ruinas y llena de piedras. Al este de la iglesia, en el lado derecho, hay una gruta por la cual se desciende al lado izquierdo a través de ocho gradas. Al fondo de la escalera hay un espacio, a la izquierda, que se extiende hacia el occidente donde, en el muro de fondo, hay una escalera con una puerta tapada con piedras.

A los pies de estas columnas, se encontraba en una el Ángel y en la otra la Virgen María cuando recibe el saludo. Además de las columnas, hacia la tramontana, se encuentran las habitaciones de la Gloriosa Virgen y de San José, su venerado esposo, extraido de la roca, en el medio de la cual, visto desde arriba, se observa una arquivolta que no divide claramente la habitación donde, hacia el oriente, se encuentran dos altares en memoria de estos lugares, uno donde estaba la Virgen y San José. La grandeza de la gruta distingue, entre las columnas, casi cuatro pasos y medio de longitud y dos de ancho. El otro espacio, entre las dos escaleras, es de gran similitud.