Johannes Phocas

The pilgrimage of Johannes Phocas (1177)

El peregrinaje de Johannes Phocas (1177)

El monje griego de Creta en compañía de su acompañante llegó a Nazaret dejando un informe detallado de lo que observó. La visita se realiza después del terremoto de 1170 (la fecha es incierta, quizás 1177 o 1185) que, según Bagatti, causó daños también a la pequeña ciudad. En la descripción, la Basílica es embellecida con nuevas decoraciones. Se refiere, por ejemplo, que en la entrada a la Gruta hay pinturas de la Anunciación, probablemente íconos. Esto ha hecho pensar que las nuevas decoraciones pertenecerían al proyecto de decoración del complejo cruzado, quizás promovido después del terremoto, gracias a la ayuda que llegó de Francia, proyecto al cual posiblemente pertenezcan los capiteles de los apóstoles, jamás puestos en marcha.
El peregrino describe una sola entrada a la Gruta y tres lugares principales al interior. No obstante, la descripción de Phocas se diferencia del de Teodorico: el lugar descrito por Teodorico para el nacimiento de María es, para Phocas, el lugar en el que María vivió, mientras que en el que José está sepultado, es para Phocas el lugar donde Jesús vivió después del regreso de Egipto. No obstante, la organización esencial del interior no cambia.

« La casa de José ha sido cambiada por un bellísimo templo en cuyo lado izquierdo, cerca del altar, hay una gruta que no aparece en las entrañas de la tierra pero en la superficie, cuya abertura es estrecha y toda decorada con mármol blanco. Ahí la mano del pintor ha representado al ángel que, volando, desciende donde la madre sin marido y la saluda con el anuncio, yendo haca ella que está austeramente dedicada al trabajo de hilado; y es ilustrado como si le hablara. La virgen, ciertamente, asustada por la inesperada visión, volteó rápidamente el rostro por miedo a él y casi se le cae la púrpura de la mano. Al dejar la habitación, ella encuentra a una pariente y amiga que la abraza con amigable saludo. Entrando por la abertura de la cueva, bajando unas graditas, vio la antigua casa de José en la cual se apareció el arcángel a la Virgen cuando regresaba de la fuente. En este lugar donde sucedió la Anunciación, hay una cruz de piedra negra tallada en mármol blanco y sobre esta cruz un altar. A la derecha del altar, hay una pequeña habitación en la que siempre estaba la Virgen Madre de Dios. En la parte derecha de la Anunciación se observa otra pequeña habitación sin luz, donde se dice que nuestro Señor, al regresar de Egipto, vivió hasta el decapitación del Precursor (decapitación de Juan Bautista). »

B. Bagatti - E. Alliata, Las excavaciones de Nazaret. Vol. II. Desde el siglo XII hasta hoy, Jerusalén 1984, pág. 25