Capiteles

Capiteles

La pared a la derecha del ingreso principal está dedicada a cinco capiteles de la época cruzada, encontradas por el Padre Viaud a inicios del siglo XVIII, al interior de la gruta excavada al norte de la basílica cruzada, próxima a la venerada.

Cada capitel está decorado con episodios de los evangelios canónicos, de los Hechos de los Apóstoles y de escritos apócrifos relacionados con la vida de los apóstoles. Una serie de arquitectos, que diseñan una estructura en la que están colocadas las diversas escenas, es el elemento decorativo que une todos los capiteles, los cuales pertenecían con mucha probabilidad a un monumento único. Otro elemento que aparece es la existencia rústica de la superficie en el fondo de las figuras, que se separa del alisado de vestimentas y rostros, óptimamente trabajados en piedra blanca “sultani”.

Cuatro capiteles son de forma octagonal y representan escenas de la vida de los apóstoles Pedro, Santiago, Mateo y Tomás. El capitel central, de forma diversa de los demás, presenta un sujeto debatido, interpretado como la ilustración de la Fe y de la Iglesia.

Estos capiteles están entre los más altos ejemplos de escultura cruzada no sólo de Tierra Santa, pero de todo el arte medieval, y manifiestan la clara derivación de la escultura francesa. Existen copias expuestas cerca del Museo Arqueológico de la Flagelación en Jerusalén.

Capitel rectangular de la Fides-Ecclesia

Fides-Ecclesia

En el capitel central se halla una escena que ha recibido muchas interpretaciones y que representa a una mujer coronada que lleva en la mano una cruz, mientras que se dirige hacia la izquierda acompañando a un hombre descalzo entre figuras de demonios.

Algunos estudiosos reconocen en la escena el tema bizantino de la liberación de Adán a través de la bajada de Cristo al infierno. Por el contrario, otros diferencian a la mujer coronada como la Madre Iglesia, que tiene en la mano a un apóstol sosteniéndolo en medio de la tentación, representada por demonios armados con arco y listos a lanzar sus flechas.

Capitel octagonl de San Tomás

Historias de San Tomás

Este capitel es uno de los cuatro de forma octagonal. Debajo de los seis arquitos se despliega una escena única, que narra el episodio del encuentro entre San Tomás y Jesucristo, después de la resurrección.

Tomás, ausente en la primera aparición, pone a prueba que Jesús muestre la herida en el costado al apóstol, quien no creía la historia de los demás apóstoles.

Cristo es reconocible por la aureola con la cruz. Los demás santos que observan la escena son los apóstoles: entre ellos se reconoce a Pedro, a la derecha de Cristo y a los hermanos Santiago y Juan en el último arco a la izquierda.

Capitel octagonal de San Pedro

Historias de San Pedro

Este capitel representa dos imágenes de las escenas de la vida del apóstol Pedro, extraída de los Evangelios y de las Hechos de los apóstoles. En los tres arcos a la derecha está representado, con toda probabilidad, el episodio de la aparición de Jesús a los apóstoles, después de la resurrección, cerca del lago de Tiberiades.

Pedro, lanzándose de la barca para llegar a la costa, extiende la mano hacia Jesús que lo llama. Debajo de las tres arcaturas de la izquierda está representada la escena de la resurrección de la discípula Tabata, ocurrida en la ciudad de Jaffa, por obra de Pedro, como se narra en los Hechos de los Apóstoles.

El apóstol eleva a la discípula de su lecho de muerte, mientras que tres testigos observan el prodigioso milagro.

Capitel octagonal de Santo Santiago Mayor

Martirio de Santo Santiago Mayor

El martirio de Santiago ordendo por Herodes Agripa, como se narra en los Hechos de los Apóstoles, es el tema principal de este capitel. Pero existen también escenas que el padre Bagatti reconoció que pertenecían a la vida legendaria del apóstol narrada en el apócrifo del Pseudo Abdia, que data del siglo VI.

Santiago, durante una prédica a los hebreos, convirtió a un fiel que había visto al apóstol hacer milagros. Seguidamente, fundó una iglesia local (que en el capitel estaría simbólicamente representado por un obispo con tiara y un diácono) y por esto fue perseguido por Hermógenes, por el obispo Abiatar y por el escriba Giosia. Este último fue convertido por el apóstol antes del martirio.

Capitel octagonal de San Mateo

Historias de San Mateo

Estas escenas también son extraídas de los Hechos apócrifos de Pseudo-Abdia. Las escenas del capitel se inician de la narración del martirio del Santo, que se desarrolla en Etiopía. Según el apócrifo, el apóstol Mateo, presentado al Rey Eglipo por el eunuco Candace, resucitó a Eufranor hijo del rey, que se hizo bautizar junto con su familia: esposa, hijos (Eufranor y Beeor) y la hija Ifigenia.

Muerto el rey, lo sucedió Irtaco, quien quería casarse con Ifigenia, quien por el contrario se consagró al Señor. Mateo, confirma a la joven en el santo propósito concediéndole el velo de las vírgenes consagradas, por ella solicitado de rodillas delante de todo el pueblo.

Ello provocó la ira de Irtaco quien, incitado por el demonio, condenó a muerte al apóstol. Le sucedió a Irtaco el cristiano Beeor, quien llevó la paz a la iglesia. El sujeto representado es muy raro en la tradición iconográfica.

La escena se completa con las imágenes laterales, que describen el fin del rey Irtaco que se suicida porque es perseguido por demonios y espíritus malvados. Al final del suceso, los demonios deben alejarse derrotados.

Capiteles