Grafitis

Grafitis

Hasta la antigüedad, los peregrinos han dejado grafitis con invocaciones, oraciones o simplemente nombres, en las paredes del lugar venerado, tradición secular que llega hasta los tiempos modernos.

En el interior del museo se exponen los grafitis más antiguos, que datan del periodo pre-bizantino.

En un altar al centro de la sala está expuesto el resto más representativo, hallado en las excavaciones, debajo de los mosaicos bizantinos. Se trata de una base de columna en la que está el grafito, en idioma griego, llamado “KAIRE MARIA”, la invocación mariana más antigua hasta ahora conocida. Está escrita en forma abreviada, "XE MAPYA", y significa “Alégrate, María”. Esta base era parte de la estructura pre-bizantina y da testimonio de la larga e importante veneración mariana cerca de la Santísima Gruta. En la misma piedra se puede reconocer otros grafitis, entre ellos dos palabras escritas en idioma armenio, cuyo significado es debatido.

En dos vitrinas se conserva en parte otros grafitis importantes, uno con la escritura en griego que dice “escribí en el santo lugar de M(aría)”, y uno con la representación de un hombre en pie que tiene un estandarte. Se han dado muchas interpretaciones a este grabado: para algunos se trata de Juan el Bautista y para otros un ángel. Hoy, vistos los trazados de la imagen, se piensa que la figura es la de un peregrino, quizás un militar, que habría dejado este grafito como testimonio de su paso por el lugar santo.

En la parte de la izquierda es posible admirar al menos trece piedras pertenecientes al edificio pre-bizantino. En el enlucido existen diversas inscripciones y nombres de peregrinos entre ellos es posible reconocer los de Zeninoi, Ruth, Leones, Naukida, Ananías.