Fachada Meridional

Fachada Meridional

El lado sur de la basílica está adornado con la fachada original y elegante de la “Salve Regina”, a la que se accede por la parte inferior. María es aquí exaltada como madre de esperanza y de misericordia. La oración está inscrita en las piedras de las bandas rosadas, a partir de la primera línea en alto. Al centro se realizó un balcón artístico abierto en la basílica superior. Inmediatamente debajo, la estatua de bronce de dimensiones naturales de la Santísima Virgen, del italiano Franco Verroca, muestra a María en edad juvenil, así como pudo estar en el momento de la Anunciación.


Un pequeño pronaos decorado en mosaico y mármol, precede a la puerta de bronce, obra del norteamericano F. Shardy. Esta está dividida en tantos azulejos y narra la vida de la Virgen; es un regalo llegado de los Estados Unidos de América. En las batientes se exalta la figura de la Virgen María, a través de las escenas de su vida, desde la infancia hasta la Asunción, y la imagen de María como "Mater Ecclesiæ", que protege con su manto la Iglesia universal, representada por un numeroso grupo de edificios sacros.

A los lados del altar hay dos mosaicos: uno representa la imagen de la "Navis Salutis" de Pedro, el otro el arpa del Rey David. Las dos imágenes recuerdan elementos de la tradición antigua, en especial la Góndola, que representa la Iglesia que atraviesa las olas sin hundirse.

Fachada Meridional