No temas, María, porque has hallado gracia ante Dios. Y aquí, concebirás un hijo, lo darás a luz y lo llamarás Jesús (Lc 1, 30-31)